La maca engrendra robo y lujo en Perú.

maca-01En el departamento de Junín, Perú unos ladrones ingresaron a un almacén en esta ciuda agrícola en los Andes, golpearon al administrador en la cabeza y se llevaron 2,600 libras de contrabando. Camiones han estado cruzando la frontera, cargados con una sustancia ilegal con destino China. Y con los precios de estos cultivos, los agricultores que eran pobres ahora conducen vehículos nuevos en caminos sin pavimentar.

El precioso producto que ha provocado robos y lujos no se trata de drogas, gemas o metales preciosos. Es un vegetal llamado maca, un super alimento que se ha pregonado que ayuda a luchar el cáncer y se vende en los estantes de supermercados como Whole Foods.

Es tan popular en China por sus efectos afrodisiacos que este año los compradores chinos aparecieron con sus maletas llenas de dinero para comprar la cosecha, incitando una fiebre del oro y haciendo sonar las alarmas desde Lima hasta Los Angeles y más allá.

El boom de la maca hace que algunos peruanos teman que están perdiendo el control de un valioso cultivo con una historia que data de tiempo atrás antes del imperio Inca.

El gobierno dice que muchos compradores chinos han contrabandeado la raíz fuera del país violando una ley que requiere que la maca sea procesada en el Perú antes que pueda ser exportada, una medida que intenta proteger los negocios locales. Ellos dicen que las semillas han sido contrabandeadas fuera del país ilegalmente, a pesar de una prohibición que intenta evitar que la raíz se cultive en otro lugar.

“Miles de acres se están cultivando fuera del país sin autorización”, dijo Andrés Vallodolid, el presidente de la Comisión Nacional contra la Biopiratería del Perú.

Oswaldo Castillo, un productor y procesador de maca, está preocupado porque los chinos “conseguirán un monopolio de la maca y podrán establecer el precio en el mercado mundial”.

Él advirtió que algunos granjeros han vendido semillas de maca a compradores Chinos.

“No podemos permitir que las semillas salgan del país”, dijo. “La maca es nuestro alimento ancestral. Es nuestro orgullo”.

La fiebre de compra de los chinos y la exportación clandestina de maca entera y semillas han elevado preguntas sobre la habilidad de los países en desarrollo de controlar el acceso a especies nativas.

Pero también ha sorprendido a los compradores de la raíz en Estados Unidos, Europa y Japón, quienes han visto una súbita subida de los precios de la maca procesada o les han dicho simplemente que no hay más maca para enviarles.

Zach Adelman, el fundador de Navitas Naturals, una empresa en Novato, California, es uno de los más grandes importadores en los Estados Unidos, dijo que su compañía previamente había pagado $3.60 dólares por una libra de harina de maca. Ahora los abastecedores están pidiendo más de $20 por libra.

“No parece que esto vaya a bajar o a estabilizarse”, dijo el señor Adelman. En las tiendas Whole Foods, el precio de su maca orgánica, etiquetada “Incan superfood” o super-comida inca, se ha incrementado de $20 a $30 la libra. El próximo año, dijo, los compradores pagarán $80 la libra. “Les va a golpear como una tonelada de ladrillos en año nuevo cuando ellos vayan y encuentren que una bolsa cuesta tres veces más”, dijo.

Algunos estudios científicos claman que hay un vínculo entre consumir maca y un incremento de la líbido. Tales creencias datan de siglos atrás. Un registro histórico dice que el emperador Inca alimentaba con maca a sus tropas para darles energía pero se las quitaba de su dieta luego de una campaña victoriosa para domar sus deseos sexuales.

maca-02
Un comprador chino compra productos hechos con maca en Junín, Perú en octubre.

 

La maca había casi desaparecido como cosecha en los 80s pero regresó en los 90s, promocionado por el gobierno y ayudado por su reputación como afrodisiaco. De acuerdo al ministerio de agricultura de Perú, habían 6,227 acres plantados con maca en el 2012 de 3,207 en el 2010. El número de acres ha sido incrementado significativamente desde entonces y los agricultores han dicho que planean incrementar sus plantaciones todavía más para afrontar la nueva demanda china.

En junio, conforme empezó la cosecha, los compradores chinos llegaron a esta ciudad de 10,000 personas, ubicada a 13,555 pies sobre el nivel del mar en una triste planicie rodeada por colinas parduzcas azotadas por el viento.

Dentro de semanas, el vegetal, un miembro de la familia de la mostaza con un olor y sabor picante, su valor se disparó, de aproximadamente $1.80 la libra a más de $11 la libra de la variedad más buscada.

Las fortunas se hicieron de la noche a la mañana.

“Cambió mi vida” dijo Pilar Cóndor de 25, parada al costado de su nueva camioneta Toyota HiLux, su bebé de 7 meses, Kenny, envuelto en un chal colorido en su espalda. “No mucha gente de mi edad puede comprar una camioneta con su trabajo”.

Ella dijo que su familia, quienes juntos cultivaron 250 acres de maca este año, también han construido una adición a su casa y compraron la camioneta para transportar la maca cosechada. Un día antes, dijo ella, vendieron 9 toneladas de maca a $7.80 la libra, lo cual suma más de $140,000.

Muchos chinos quienes compraron la maca este verano cargaron los vegetales secos en camiones y los enviaron clandestinamente cruzando la frontera con Bolivia, de acuerdo a oficiales del gobierno. Éso ha dañado a quienes lo procesan localmente. Pero una preocupación mayor a largo plazo fueron los reportes que agricultores en China han empezado a cultivar grandes cantidades de maca. El señor Valladolid, dijo que esas plantaciones podrían haber empezado solamente con semillas contrabandeadas fuera de Perú ilegalmente.

Debido a que la maca agota el suelo rápidamente, quitándole sus nutrientes, los agricultores típicamente siembran un campo por sólo 2 años, luego del cual lo dejan descansar por un tiempo que puede llegar a 15 años. Éso ha forzado a los agricultores a ir más lejos cada vez para encontra tierra donde plantar, a menudo en colinas empinadas.

Ése es un problema que enfrenta Hugo Arias de 53 años, considerado por muchos aquí como el rey de la maca con sus extensas plantaciones. Este año, el cosechó más de 600 acres y dijo que incrementaría éso en 20% para la cosecha del próximo año. Dijo que él ha utilizado gran parte de su ganancia de este año en comprar equipo de agricultura y rentar más tierra para cultivar maca. Está también construyendo una nueva casa en la ciudad.

Hace unos días, el Sr. Arias exhortó a sus cerca de 200 trabajadores que cosechan maca, en un campo a 14,800 pies, a que trabajen más duro. Un viento helado soplaba una neblina sobre la pampa donde las vicuñas pastaban penachos amarillos y hierba áspera.

“Ellos dicen que estoy explotando a la gente” dijo el Sr. Arias, vistiendo un ligero cortaviento contra el frío. “Yo no exploto a nadie. Yo le doy a esta gente trabajo”.

Los trabajadores dijeron que a pesar de recibir un aumento este año, ellos no se están beneficiando lo suficiente de el sorprendente aumento en los precios de la maca. A ellos les pagan $11.37 al día, el año pasado fue $9.65.

Los cosechadores, incluyendo mujeres con bebés en sus espalda, se arrodillan para arar la tierra con picos de mangos cortos para exponer las raíces de la maca, cuyo tamaño varía de entre 2 pulgadas hasta el tamaño de una uña pequeña.

Es difícil imaginar que algo puede crecer en este duro ambiente al costado de líquenes y hierba silvestre. Pero la maca está bien adaptada a estas condiciones, su verde pálido, hojas parecidas a la lechuga abrazan el frío suelo.

Victor Parra de 56, uno de los trabajadores, dijo que hace tanto frío a veces que él dificilmente puede sacar la maca del suelo. Los cosechadores tienen cortos periodos para descanzar, dijo, y llevan su propia comida y agua. Ellos viajan hacia los campos y de vuelta en la parte trasera de camiones apretados.

“Cuánto cuesta un kilo de maca? Dice el Sr. Parra. “Entonces ¿por qué nos pagan tan poco y nos tratan tan mal?”.

El aumento de precio ha traído también problemas. Los productores dicen que ellos se tienen que quedar despiertos por la noche para vigilar las carpas donde secan la maca y los almacenes para evitar ladrones. Sus preocupaciones aumentaron luego de que el almacén de un comprador japonés fue asaltado. El representante de una compañía local dijo que los ladrones le golpearon en la cabeza y luego cargaron sacos de maca seca en una camioneta.

“Nunca pensé que el precio de la maca subiría tan alto”, dijo el hombre, Alex Rojas de 33, dice que los ladrones amenazaron con dispararle.

Los Junínos, como los residentes se hacen llamar, tipicamente consumen maca 2 o 3 veces por semana, como desayuno. Ellos hierven la raíz y la licuan con leche, fruta y azúcar, lo convierten en una bebida caliente que llaman jugo de maca. Pero con los precios de la maca ellos han renunciado a ella.

“Las personas pobres en Junín ya no pueden comer maca”, dijo Olga Rapri de 48 años, quien tiene una tienda de ropa en la ciudad. “Ahora tienes que ser rico para tener maca”.

Ella dijo que las ventas en su tienda se han incrementado pero menos de lo que ella hubiera esperado.

“La gente prefiere comprar autos, motocicletas, tractores, semillas” dice Rapri. “Ellos mejor invierten en cultivar más maca”.

The New York Times – William Neuman.

Andrea Zarate contribuyó a este reporte desde Lima, Perú.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s