Noruega convertirá las emisiones de las plantas de energía en aceite de pescado.

Con millones de toneladas de dióxido de carbono que enviamos a la atmósfera desde nuestras plantas de energía una posible solución a la contaminación es la captura de carbón – secuestrando los gases de invernadero antes de que salgan de la planta. Pero ¿qué podemos hacer con todo ese carbón? Noruega tiene un plan interesante: granjas de salmón.

La captura de carbón ha sido tema de intenso interés y también de intenso debate. La tecnología es cara y todavía nos deja el problema de qué hacer con todo ese dióxido de carbón. La solución predominante ha sido inyectarla al suelo (¿qué puede salir mal?) y esperar que el carbón reaccione con las rocas y se convierta en minerales sólidos luego de un número de años.

Pero han habido usos más creativos e inusuales. Como GreenGen en China, el cual vende el carbón capturado a las compañías de bebidas suaves. La misma forma que se usa para hacer limonada de limones (o soda de emisiones de carbón), un consorcio en Noruega de compañías de alimentos marinos quiere usar el carbón capturado para hacer crecer algas.

El proyecto queda en Mongstad un sitio industrial en Noruega que incluye una refinería de aceite, una planta de poder a gas y una instalación de prueba para capturar y almacenar dióxido de carbón de la refinería mencionada y la planta de energía. Las algas, como las plantas, necesitan dióxido de carbono para la fotosíntesis. El dióxido de carbono capturado en Monstad será enviado en una corriente de agua salada para cultivar algas.

Los que apoyan el proyecto dicen que una tonelada de dióxido de carbono pueden hacer crecer una tonelada de alga, lo cual puede ser usada como alimento para salmón y finalmente ser convertido en 800 libras de aceite rico en ácidos grasos omega-3, lo que conocemos como aceite de pescado. Todo pez, en granja o salvaje, obtendrá sus ácidos grasos omega-3 de comer algas.

Noruega es uno de los más grandes productores de salmón en granjas en el mundo y en el pasado estaba preocupada por el abastecimiento del alga rica en omega-3 para darle a sus peces. Si el plan funciona, potencialmente podría solucionar 2 problemas de un solo tiro.

Todo esto es un experimento hasta el momento, se ejecutará durante 5 años en Mongstad para ver su viabilidad financiera. Parece raro comer peces alimentados de una planta de energía pero no es tan diferente de como lo hacemos ahora. Emitimos carbón hacia la atmósfera, las algas toman ese carbón y los peces comen esa alga. El plan de Noruega refleja el ciclo natural del carbón.

Gizmodo – Sarah Zhang.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s