Haz lo que amas: Porque no eres tu trabajo.

Paul Jarvis es un diseñador web y autor de libros. Su próximo libro, The Good Creative, resume los 18 hábitos de los más respetados artistas a nivel mundial.

Si creemos que la realización personal es realmente el propósito final de la labor entonces ¿quienes creemos que harán todo los otros trabajos que no son existencialmente plenos?

Mika Tokumsitu, historiador de arte.

Do what you love, love what you do. Haz lo que amas, ama lo que haces. Mantra popular en la cultura occidental de hoy. Según Tokumsitu la actitud detrás de este eslogan inspirador es un caballo de Troya, un conjunto de supuestos que silenciosamente erocionan nuestro respeto por el trabajo en sí mismo.

Hablando de manera práctica, la sociedad completa dejaría de funcionar si todos y cada uno hiciera nada más que las cosas que aman, por lo tanto la “opción” existe solamente para un pequeño y selecto segmento de la población.

En verdad todo hombre, de toda condición, es grandioso. Es sólo nuestra vista enferma lo que lo hace pequeño. (Channing 1839:6)

Aún para alguien que trabaja para sí mismo y se gana la vida de la creatividad, no es siempre divertido. No soy como esas fotos que ves en Google Image de gente que trabaja en casa, estirándome mientras dejo que los rayos del sol iluminen mi rostro.

La mayor parte de los días, me rompo el trasero diseñando sitios web que requieren muchas rondas de revisiones por parte de mis clientes y no podemos vernos frente a frente. O editores de publicación que piden por revisiones con las que no siempre estoy de acuerdo.

Me enfrento con gente que me paga y algunos días no trabajaría si no tuviera que hacerlo. A veces me pierdo hacer cosas que quiero hacer porque tengo que trabajar. La tengo tan fácil (porque trabajo para mí haciendo algo que casi completamente disfruto) que ni siquiera tengo el derecho de quejarme.

Mientras amo hacer lo que hago, es aún trabajo. Me levanto a las 6:00 a.m. o 7:00 a.m., me siento y trabajo la mayor parte del día. No espero a estar inspirado porque es un trabajo. Y me detengo cuando el trabajo está acabado.

Soy afortunado de tener esta vida, la cual puedo tener porque vivo en el primer mundo y crecí en la clase media.

Pero si el trabajo de todos fuera simplemente “hacer lo que amas”, ¿quién recogería la basura, trabajaría de cajero, haría ingreso de datos o cualquier otro trabajo que no parece que llene tu alma? Ésos no son trabajos menores tampoco, son sólo trabajos.

La realidad de los trabajos.

Hacer lo que amas en tu trabajo es maravilloso pero no es obligatorio o tiene más valor.

Nunca he comprendido por qué tanta gente está tan preocupada con hacer un trabajo que les haga feliz, como si todo lo demás no valiera la pena hacerse.

Encontrar un trabajo del que no te tienes que preocupar una vez que lo has hecho o un trabajo que no te hace miserable todos los días. Estarías de lejos mejor que mucha gente.

Disfruto decirle a mi esposa, el trabajo se llama “trabajo” y no “super feliz pasatiempo” porque a menudo son sólo tareas que necesitan hacerse. No significa que tu vida no tiene significado sólo porque tu trabajo carece de valor existencial.

Tú no eres tu trabajo. No tiene que definirte a menos que lo permitas. Además, siempre puedes hacer lo que amas en tu tiempo libre.

“Hacer lo que amas” no tiene que significar un trabajo. Puede ser un pasatiempo, una pasión o simplemente pasar tiempo con la gente que más amas. Si te gusta algo lo suficiente, encontrarás tiempo para hacer que suceda.

Extraído de The Next Web escrito por Paul Jarvis.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s